jueves, 5 de marzo de 2009

Paisa


Siembro
el viejo niño
tan anciano
¿todo fue realmente?
¿o sigo tirando
la primer semilla?
Estas arrugas
¿no formaban ya
parte de mi cuerpo?
Mi alma vejada
por el tiempo quieto
estancado
en la tierra reseca
en el machete oxidado
El mismo sol
Los mismos muertos
Cambia de nombre
de número
el mismo día
una y otra vez

1 comentario:

Humberto Ankli López Amida dijo...

Deseo recorrer el velo
marítimo de tu arado;

transitar en la pista
como si tuviese que
correr sobre el desvarío
del pesar;

cuan fruto manzanero
caminar hacia el árbol
de la emancipación.


¡Saludos!