jueves, 28 de agosto de 2008

Infinitos suspiros

Somos un parpadeo, una nada, una mota de polvo en el espacio, un segundo en el tiempo.

Y sin embargo en ese segundo, estamos.

Vivimos.

Tantas cosas.

Apenas tolero la hermosura de este mundo.

Cada ser es un mar de sentimientos, de acciones, de pensamientos. Infinitos.

La humanidad es un suspiro del cosmos.

Y sin embargo, cada humano es un cosmos, infinito, inacabable.

No soporto pensar en todo.

Multiplicar eso por millones, billones de mundos, de galaxias, de universos.

Y en cada lugar alguien besando, o queriendo hacerlo. Alguien mirando, odiando, matando, pariendo, sufriendo, cantando, pensando, creciendo, muriendo, naciendo.

Planetas haciendo el amor.

Galaxias rozándose provocativamente.

Un gusano comiendo la carne podrida, cumpliendo el ciclo.

Una madre, un hijo. Una bala llevándose a otro lugar una vida que nadie supo escuchar.

Me vuelvo loco.

No quiero más, es demasiado.

Quiero creer en dios, quiero mirar televisión, encerrarme en lo simple, en lo previsible.

Quiero ser un bebé, un viejo sin memoria.

Me agobia tanto la inmensidad del todo.

Hasta que pienso:

Yo soy parte de eso.

El universo no puede prescindir de mí, dejaría de ser un todo.

Yo también soy el universo.

Guau

1 comentario:

Ruans dijo...

Lu, acabo de enterarme de esto porque lo vi en tu nick. Bien ahi. Lo agrego a las páginas del grupo!!
Besos. di